Mejorar la calidad de vida humana.

Aún no hemos podido construir sistemas de convivencia que podamos considerar sustentables en el tiempo, de manera que nuestros hijos se sientan agradecidos con el mundo al que los traemos.

Vivimos dentro de un “Mar de Energía” lleno de dolor, de violencia y de sufrimiento.

Si solamente nos atenemos a mover esa energía de un lado a otro, o a acallarla con analgésicos, no habrá ninguna curación o alivio posible, tanto en lo personal como en la comunidad misma.

Chi Kung es un método de trabajo con la conciencia corporal creado en China hace siglos.

En la antigüedad se lo consideraba una práctica para el cultivo de la naturaleza moral de la persona y del movimiento y manifestación de su energía interna.

Luego se le dio contenidos religiosos, no ejerciendo ninguna influencia en la sociedad, hasta que las prácticas religiosas comenzaron a desplomarse junto con los valores humanos.

Las artes marciales tomaron en ese momento el chi kung para recuperar la dignidad y fortaleza, tando del hombre como de la sociedad que formaba parte. Siendo el Yi Jin Jing (Escritura budista sobre la transformación de músculos y tendones) el más importante.

Muchos años después la medicina china fue incorporando al chi kung como uno de los métodos de tratamiento de enfermedades, cuando se sistematizaron los moviemientos en relación a protocolos de salud. Con ello se logró que las técnicas fueran más simples, más seguras y más eficaces. 

Y en tiempos modernos se lo consideró al chi kung como un método para actuar sobre energía y materia externa al cuerpo humano, incorporando así una lógica y leyes que lo están llevando a nivel de ciencia del chi kung.

El chi kung moderno está basado en el concepto de la totalidad de la vida. A través de la práctica la mente es introvertida por voluntad propia a través de un ajuste psico espiritual, de requerimientos posturales y el control de la respiración.

 

Así el proceso vital del hombre es reformado, perfeccionado y ampliado, y los instintos naturales se convierten en inteligencia consciente, con el objetivo último de mejorar el mundo que habita.

Carlos Mel