LAS CINCO CONSTITUCIONES DE ACUPUNTURA

  1. LA CONSTITUCION MADERA

  2. LA CONSTITUCION METAL

  3. LA CONSTITUCION FUEGO

  4. LA CONSTITUCION AGUA

  5. LA CONSTITUCION TIERRA

‘Ciertamente, es necesario conocer que tipo de enfermedad sufre el paciente, pero no es más importante que saber a qué tipo de paciente afecta la enfermedad”.

La constitución representa lo que se hereda de los padres genéticamente. Traduce una vulnerabilidad transmitida por el padre o la madre o por los dos al niño.

Se podría también decir que la genética no sólo sirve para transmitir lo malo sino también lo bueno. Pero en medicina, llamada a diagnosticar las enfermedades, se prefiere describir las constituciones por su aspec­to de vulnerabilidad, para .circunscribir el terreno hereditario a lo que tiene de perturbador, de patológico o de riesgo mórbido.

La constitución va a definir la vulnerabilidad específica de los doce órga­nos .o funciones chinas en un individuo dado. Hemos constatado que dichas vulnerabi­lidades y sus consecuencias sobre las enfer­medades posibles pueden relacionarse con la morfología general, con la morfología de la cara y con un aspecto morfológico de la mano; con síntomas reveladores de la constitución que aparecen en la infan­cia, con los rasgos particulares del compor­tamiento psíquico, intelectual y psicológi­co, por ejemplo la aversión a una determina­da estación, o a un sabor, por último con los riesgos particulares de las enfermedades posibles en el adulto: lo que se denomina morbilidad.

La constitución se manifiesta a menudo en la infancia. Mediante el interrogatorio sobre este periodo de su vida el lector podrá conocer por sí mismo su o sus constituciones. Frecuentemente encontramos que un sujeto presenta una vulnerabilidad en más de un sistema fisiológico, incluso en tres, aunque esto último sea poco fre­cuente. Esta vulnerabilidad múltiple no es sinónimo de gravedad sin embargo. Es necesario distinguir entre la intensidad de la debilidad de un órgano y la canti­dad de órganos vulnerables.

Todos los hechos u observaciones clasifica­dos en correlación con cada elemento entran en juego para definir la constitución corres­pondiente

  1. LA CONSTITUCION MADERA

LOS ORGANOS

Los sujetos de constitución madera ‘tienen una debilidad normal del hígado, de la vesícula biliar y de los meridianos corres­pondientes. Esta debilidad no se traduce necesariamente por una:

  1. debilidad hepática,

  2. por dificultades en la digestión,

  3. por crisis de hígado

  4. como se suele decir, ni por crisis de vesícula.

Uno puede encajar muy bien en esta constitución, digerir perfectamente todo lo que come y además tener una de las dos funciones perturbadas. La existencia de síntomas que no son. digestivos. puede explicarse en acupuntura por medio de  los meridianos.

LA MORFOLOGIA

La morfología general muestra unas espaldas anchas,
una buena musculatura de algún modo
independientemente de la talla.

La tez verdosa. De hecho la tez típica, sin ser necesariamente obligatoria, es parecida a la de los pueblos mediterráneos, provenzal, corso, español. Los ojos son grandes, algunas veces desorbitados, la mirada es franca, los arcos superperciliares amplios

LA MANO

Un texto antiguo de quiromancia china, traducido por Soulié de Morant definía cinco tipos de manos en función de los planetas que corresponden a los cinco elemen­tos.

Añadiremos nuestras observaciones persona­les a las de este texto para describir las manos. Soulié de Morant, en su obra, compara la mano madera, a la mano Júpiter. Du­ra, con poca carne con nudos que recuerdan los de un árbol en las articulaciones inter falángicas, con uñas muy sólidas o al contrario frágiles con puntos blancos mordisqueadas por el sujeto nervioso.

La palma y los dedos, presentan numerosas estrías más o menos profundas. Cuanto más numerosas y profundas más posibilidades hay de pertenecer a esta constitución

LOS SINTOMAS DE LA INFANCIA

Las intolerancias alimenticias a lascomi­das copiosas, al chocolate, a los huevos, etc, las crisis de acetona, la miopía precoz y las crisis de alergia alimenticia (a las fresas por ejemplo), al sol, son los síntomas típicos de la infancia madera.

El niño es generalmente turbulento, intré­pido, nervioso, algunas veces es tímido y se muerde las uñas o presenta tics.

Es importante saber si tuvo una ictericia (hepatitis) o problemas en el nacimiento (ictericia neonatal, torsión del cordón).

COMPORTAMIENTO DEL ADULTO

Físicamente estos sujetos se encuentran fatigados por la mañana. Tienen dificultad para levantarse y ponerse en ciirculación incluso si el sujeto se levanta pronto o espontáneamente. Al contrario le gusta acostarse tarde y se duerme tarde. Intelectualmente el sujeto madera es un inestable, inconstante, su memoria fallo bastante. Psicológicamente se define a la vez como optimista y ansioso, nervioso, agitado. incluso agresivo y colérico.

LAS ENFERMEDADES DEL ADULTO

El sujeto madera presenta la morbilidad de su constitución que agrupa los síntomas y síndromes siguientes: Alergias a los alimentos, a las picaduras de insectos, al sol, al polen, a los productos industriales, a los medicamentos, con reacción de urticaria, de eczema, algunas veces do asma, de catarros del heno, de conjuntivitis.

Puede presentar migrañas o bien cefalea de la región occipital o frontal desencadenadas por el alcohol, las comidas abundantes, las contrariedades, el viento o las regla en las mujeres.

Los trastornos digestivos de los sujetos madera son las crisis de hígado, las crisis o cálculos de vesícula, las crisis de coli­tis predominantes en el lado derecho con dolor agudo, el estreñimiento, las hemo­rroides.

El sujeto madera puede sufrir crisis doloro­sas articulares agudas v al mismo tiempo fugaces, que cambian de una articulación a otra, más o menos en relación con la tasa de ácido único y que desaparecen tan brutalmente como se Instalaron. A la larga puede aparecer un cálculo renal de cristales de ácido úrico.

Crisis de taquicardia (aceleración del corazón), hipertensión en crisis, hipoten­sión con sensación de desvanecimiento o de debilidad, vértigo, horror al vacío, tendencia a marearse en avión, en coche o en barco, temor de las aglomeraciones, claustrofobia, son todos síntomas madera.

Las reglas dolorosas por exceso de foliculi­na acompañadas de hinchazón dolorosa de los pechos, tendencia a constituir un fibro­ma, la excitabilidad tiroidea con adelgaza­miento, la tendencia al bocio y al hiperti­roidismo verdadero, también son posibles trastornos de la. constitución madera.

Los sujetos madera tienen una sensibilidad especial en los ojos y pueden presentar diversas enfermedades de los mismos: conjun­tivitis vírica, herpes, miopía. Los músculos pueden ser hiper excitables, como en el hipertiroidismo también en la espasmofilia, enfermedad de la madera por excelencia.

AFINIDADES

El sujeto madero ama la primavera, acusa los cambios de estación en forma de una gran fatiga o de alergia. Teme el viento que lo enerva dándole una sensación de vértigo o dolor de cabeza.

Si la madera es la única constitución el sujeto no es friolero, le atraen los platos ácidos, agrios: vinagre, mostaza pepinillos o bien tiene horror a los mismos. En general prefiere el salado al dulce. Le gusta sin embargo el chocolate del que abusa por capricho prefiriendo habitual mente el chocolate negro al chocolate con leche. El color del elemento madera es el verde