La importancia del “Vaso Dai Mai” en el entrenamiento físico

El sábado 16 de julio de 2016 coordiné un seminario teórico y práctica en donde presenté interrogantes y  algunos fundamentos de correspondencias y también diferencias entre los conceptos “Core”, que se utiliza en el entrenamiento funcional y el de “Dai Mai” uno de los vasos maravillosos, el único horizontal que enlaza a todos los demás vasos y canales verticales.

Integraron esta experiencia el grupo de practicantes estable de chi kung y practicantes de otras disciplinas físicas y artísticas.

Se introdujeron algunos fundamentos de cada concepto con prácticas que permitieran “encontrar” desde la idea y la sensación esta zona central del cuerpo.

Fueron cuatro horas de práctica continua pero resultaron escasas ciertamente.

Es necesario seguir dedicando horas de trabajo duro en pos de incorporar los complejos principios energéticos del chi kung,  a fin de que realmente el “Centro” funcione como una bobina generadora de energía física.

A continuación comparto algunas notas extraídas de diversos textos sobre el Dai Mai.

Según el Chi Kung hay tres centros en el cuerpo que se consideran baterías energéticas:

  1. El centro de la cabeza. Organiza y controla la energía psiquica

  2. El centro del pecho. Organiza y controla la energía emocional, los sentimientos

  3. El centro del bajo abdomen. Organiza y controla la energía física y genital

    El de la cabeza y el bajo abdomen son los principales.

Forman un sistema Unico Bipolar que constituye la línea central energética del cuerpo. Estos dos polos con como los extremos de un imán que no pueden separarse. El inferior es el Polo Yin que almacena Chi. Reúne la energía de las hormonas de las cápsulas suprarrenales y de los ovarios o testículos.
El superior es el Polo Yang que manifiesta el Chi.
A su vez en el centro de cada Polo hay una esfera o núcleo que es opuesto y mantiene estable al Polo. En el inferior se mantiene el centro estable de la energía.. En el superior está oculto el espíritu. Ambos núcleos son bobinas en continuo movimiento que mantienen al sistema energético nutrido y sostenido, a través de fuerzas electromagnéticas, neumáticas e hidráulicas.

A partir de esta línea vertical se desarrolla una horizontal y está a nivel del ombligo. Esta área se encarga de la estabilidad y de la manifestación del chi. Su fuerza y calidad le dan estabilidad a la fuerza vertical. Y está a su vez dan sostén a espirales horizontales. Ambas áreas forman un triángulo de fuerzas.

A mayor fuerza expansiva debe corresponder mayor fuerza de centrado y equilibrio.

Desde el punto de vista de la medicina china el área horizontal está ocupada por un gran vaso (Mai) extraordinario llamado Cinturón (Dai). Organiza, estabiliza, une, liga y sostiene no solamente a la estructura de apoyo y movimiento sino a los órganos internos, a la libido y al sistema nervioso en su relación con el medio.

A su vez en cada extremidad existen canales que:

  • Algunos comunican el exterior del cuerpo con el interior (órganos y huesos). Conectan a lo largo desde la cabeza a los pies. Tienen puntos de concentración  y de unión.

  • Otros actúan de reguladores ante congestiones o vacios

  • Otros como fusibles desvían los excesos a canales acoplados

  • Otros controlan todo el sistema locomotor y a la ves defienden al cuerpo (inmunidad inespecífica)

  • Otros elaboran un tipo de energía mezcla de la física y mental/emocional que va a nutrir el cerebro. Sus zonas de están cerca de las grandes puertas: caderas y hombros.

Todos estos canales de energía son ensamblados  como una red a una zona central de distribución en la zona abdominal

Anatomía y funcionalidad del Dai Mai

Trayectoria

El Dai Mai tiene su origen en:

  • el punto H13 (Zhangmen)

  • y sigue su trayectoria hacia el punto VB26 (Dai Mai),

  • rodea la cintura como un cinto llegando hasta el abdomen

  • y conecta los puntos

  • VB27 (Wushu)

  • y VB26 (Weidao).

  • La parte posterior del canal enlaza el área lumbar.

  • Puntos de apertura: VB41 (Zulin Qi).

Funciones

  • Dai en chino significa atar, su función es juntar todos los meridianos.

  • Distribuye la energía Jing a los genitales, las caderas y la cintura.

  • Conecta y armoniza la parte superior e inferior del cuerpo.

  • Enlaza y conecta con los canales del bazo, riñón, vesícula biliar, Chong Mai, Ren Mai y Du Mai.

  • Tiene intima función con la vesícula biliar considerado como órgano extraordinario (órgano Fu) que almacena también la energía Jing.

  • Se relaciona con el sistema hepato-biliar, el miometrio, los ovarios, los anexos de los genitales internos, el canal vaginal, cuello del útero, etc.

  • Tiene influencia sobre la debilidad y la parálisis de las extremidades inferiores.

  • Promueve la circulación de Chi de las piernas.

  • Armoniza el exceso de energía (plenitud) del hígado y vesícula biliar.

  • Corrige desordenes vaginales (leucorrea) y menstruales.

  • Elimina calor-humedad del triple calentador inferior (problemas genitales).

  • Corrige problemas de la cadera y lumbares.

Síntomas funcionales:

  • Dolor en los vacíos de la región pélvica, en la región del área lumbar al rotar el tronco, dificultad para flexionar el tronco.

  • Leucorrea, cólicos menstruales, sangrado menstrual con coágulos, enfermedad pélvica inflamatoria, infertilidad.

  • Dificultad de elevar manos y piernas debido a espasmos musculares.

  • Dolor y entumecimiento muscular.

  • Cefalea, inflamación de cuello, ojos enrojecidos y dolorosos, dolor dental, inflamación de la garganta, tortícolis, sordera, dolor en el pecho

  • Patologías masculinas: esterilidad y eyaculación precoz, trastornos ligados al riñón-vejiga, prostatitis aguda.

Integración estructural

Un organismo equilibrado  (con ejes y balances aceptables) puede accionar de una manera eficiente en su medio. Tratando de integrar las visiones material y mecánica y la energética y funcional, podemos concebir a tres sistemas básicos:

  1. El nervioso: receptor emisor y procesador de estímulos eléctricos

  2. El mio-fascial: entramado, red de energía que se distribuye en tejidos aislantes – fascias

  3. El musculo-esquelético: ejecutor de acciones en el espacio.

Los órganos internos son las fábricas del combustible.

Las respiraciones físicas son el medio:

  1. una es la central, la metabólica,

  2. y dos son secundarias: la interna y la externa, recibiendo y entregando nutrientes y desperdicios.

Concebir al organismo humano de una manera más global, más integrativa de partes (como por ejemplo tratar con la cabeza, el cuello y el hombro como una unidad funcional) nos permite sin ser profesionales reconocernos a nosotros mismos desde aspectos simples, sin conocer profundos conceptos de fisiología o de abstracciones energéticas.

Igual tratamiento le podemos dar al tema de “el Dai Mai”. A través de un movimiento consciente podemos reconocer

  1. nuestro centro corporal: físico: desde donde nos movemos

  2. y mental: qué lugar habitamos más tiempo durante el día.

Y podemos movernos trazando líneas imaginarias:

  1. Desde la nuca al pubis

  2. Desde el plexo al pubis

  3. Desde la dorso-lumbar, de los músculos diafragma y psoas a las articulaciones de las caderas por abajo y a las clavículas por arriba

  4. De pies a caderas y de manos a hombros

  5. De hombros a caderas, del mismo lado y opuestas.

  6. De las costillas flotantes a los huesos ilíacos del mismo lado y opuestos

Estos lugares son relativamente fáciles de reconocer, al principio con una guía, para apoyar visualizaciones, enfocar la mente y respirar energéticamente.

Con una cierta guía podemos hacernos cargo de nuestro organismo, como si todos los que tenemos autos fuéramos talleristas.  Aquellos que más saben lo prepararán más a fondo que otros.

Este sistema de organismo “salud – enfermedad- patología – sistema de atención – obra social” es un producto cultural, propio del progreso. No es algo natural. Y está muy bien que tomemos lo que querramos y podamos para mejorar nuestra calidad de vida.

Pero debemos tener conocimientos básicos sobre nosotros. Y obviamente practicarlos. El organismo es un sistema autoconsciente que requiere para su funcionamiento un movimiento conscientemente respirado.

Es bueno hallar un método, un técnica que uno se siente bien practicarla regularmente. Si practico deportes, es a lo que juego. Si es el ejercicio físico suave, será el caminar, andar en bici, nadar, etc. Cómo lo hago,  es la forma en que uso el cuerpo, e el reconocimiento de la estructura de sostén y de movimiento.

A su vez tengo que equilibrar la atención. Si la inclinación es a lo físico, tengo que equilibrar con recursos inmateriales, como la concentración, la relajación y la respiración controlada. Si me dedico a prácticas energéticas tengo que contrabalancear con fortalecimiento del cuerpo físico.

Si requiero un uso importante de brazos y piernas para que el centro no esté muy cargado y más rígido y con peligro de lesiones. Y por el otro lado, las extremidades van a estar protegidas en la medida que sean coordinados sus movimientos desde un centro.

Esta concepción por un lado protege la integración de todas las estructuras, y a resultas de ello el deterioro es menos evidente ya que la vitalidad del organismo está en su nivel óptimo siempre. Es decir, hay una vitalidad real, sentida y que se reactualiza a diario con los recursos disponibles.

Hay una frase muy fuerte en un arte marcial conocido como tai chi chuan:“Si solo entrenas al cuerpo físico, cuando envejezcas no tendrás nada”. Significa que cuando la sangre y la energía ya no estén fuertes la mente no podrá disponer del cuerpo físico, sino fue entrenada en relacionarse con lo no material de éste.

Carlos Mel