por Carlos Mel, Junio 2016.

Alcances

Nuestras prácticas regulares están orientadas a poner en condiciones (acondicionar) los dos cuerpos:
1 - El cuerpo físico o visible
2 - El cuerpo de la energía o no visible ni palpable.

Chi Kung y Vida Cotidiana
Como organismo absorbemos y retenemos diariamente
1. productos químicos contenidos en el agua y en las bebidas, 
2. el plomo y las sustancias químicas del aire, 
3. los conservantes, colorantes, glucamato y antibióticos contenidos en los alimentos, 
4. los medicamentos químicos, los analgésicos y tranquilizantes, 
5. las radiaciones nocivas emanadas de la tecnología (celulares, pantallas, computadoras, antenas, cables de alta tensión.
Algunos ya están probados su daño, otros se presumen. Pero lo que sí es seguro que alteran el fluido bio electro magnético de la energía corporal. Los meridianos, canales y vasos almacenadores de chi son perturbados tanto en su calidad como en su ritmo, afectando aún sutilmente, a la lucidez mental, al tono del cuerpo en forma de pesadez y cansancio.

Algo semejante, aunque muy rudimentaria comparación, que lo que ocurre con el “empastamiento” de las bujías de un auto, ocasionando dificultad en el arranque, una marcha irregular y flato de potencia al acelerar.

Lo que sucede en el cuerpo humano que en las zonas de cruce de energías y de mayor tráfico suceden bloqueos, energía que permanece atrapada o transita con dificultad, ya sea por una falta de presión para movilizarla o por un exceso que la acumula, principio muy semejante al fluir del agua en un río.
El tipo de chi que primero se afecta es el Wei Chi, pues su función justamente es la de preservar a la totalidad de agresiones, como una gran y fuerte membrana protectora. Este chi es muy rápido y entra y sale de la piel en forma constante, teniendo cauces menos definidos como los meridianos principales. 
Se dice que si los peces aullaran habría menos pesca deportiva. Igualmente si los meridianos emitieran sonidos audibles, seguramente tendríamos distinto estilo de vida.
Este chi se genera en profundidad a partir de una combinación de muchas energías. Lejos de ser un chi secundario es principal en relación a la inmunidad.

Además de intentar corregir las causas, obviamente, es posible ayudar al cuerpo físico y al energético a mantener sus biorritmos.

En las prácticas exploramos una combinación de:
1 - masajes sobre zonas de cruce de energías, a fin de liberarlos de la estática,
2 - estiramientos para abrir zonas de tránsito complejas 
3 - y fortalecer con la respiración consciente la batería que almacena y distribuye todo el chi al cuerpo. Al igual que la de un auto, aunque esté todo bien si no hay cargas el motor no arranca.

Lo crucial en los ejercicios es enfocar en los puntos de comienzo y fin, y no por donde pasa el chi. Necesitamos contar con una mente despejada y abierta.

 

grulla volando 1