LA CONSTITUCION AGUA

LOS ORGANOS

Los sujetos de *constitución agua tienen una debilidad natural del riñón, de la suprarrenal o de la gónada (función única en medicina china llamada globalmente riñón), de la vejiga y de los meridianos correspondientes.

LA MORFOLOGIA

Habitualmente estos sujetos son longilí­neos. El hiper suprarrenal (vejiga) tiene una tendencia a enderezarse, con la columna vertebral rígida, digna, con la cabeza alta.

El hipo suprarrenaI (riñón) tiene tendencia acurvarse hacia adelante a bajar la cabeza y la mirada. Los rasgos de la cara son agudos y salientes. Es el modelo de retractado extremo de la morfología de Corman. La nariz del hiper suprarrenal es como el pico” de un águila.

La tez es normal o bien roja (constitucio­nes agua y fuego asociadas). Pero la tez característica de la constitución agua es negra, como la de los pueblos del Oriente Con un ennegrecimiento particularmen­te visible. Alrededor de los ojos como sucede en la insuficiencia renal.

Esta tez global es por otra parte clásica en medicina occi­dental en el caso de la insuficiencia supra­rrenal crónica o enfermedad de Addison. Los ojos presentan ojeras o están hinchados con edema, con bolsas en su parte inferior que los chinos llaman “Sala de lágrimas”.

LA MANO

Espatulada y corta, la palmas y los dedos hinchados, de consistencia blanda, se puede fácilmente tirar de su piel, separándola de la carne como si hubiera edema

Clásicamente la mano agua es negra. Esto puede ser visible sobre su cara dorsal donde, a nivel. de los pliegues cutáneos de la piel “que sobra” en las articulaciones inter falángicas, dan un color marrón.

Las uñas de la mano agua son muy planas y dan a la extremidad de los dedos, un aspecto abombado en chalana. No son sólidas, tienen tendencia a curvarse hacia abajo, hacia la pulpa de los dedos. Crecen dando al extremo un aspecto de luna creciente

LA INFANCIA

La infancia del niño agua se distingue por su delgadez. Pero en lugar de sufrir sensibilidad respiratoria, es vulnerable a nivel de la esfera O.R.L. y presenta anginas rojas banales, o anginas blancas de repetición varia! veces en invierno o a lo largo del año. Esto conduce habitualmente a la extirpación de las amígdalas.

Si no se trata de anginas, sufre entonces de otitis infecciosa con tímpano perforado a veces en los dos oídos o varias veces de forma consecutiva.

Una enfermedad característica del niño agua es el reumatismo articular agudo (RAA) que cuando se encuentra en los antecedentes, firma la constitución del sujeto.

Otras enfermedades pueden ser el impétigo como los forúnculos y la presencia de albúmi­na en orina que impiden vacunar al niño.

En su adolescencia el sujeto agua puede presentar un retraso de la pubertad, una ausencia de reglas.

El niño agua es muy friolero, a menudo débil, frágil, afectado por enfermedades frecuentes, sobre todo infecciosas. Es un niño hipersensible, secreto, triste, replegado sobre sí mismo. Tiene ojeras. El destino del niño agua es a menudo muy desgra­ciado, con traumatismo afectivo. A veces nos planteamos si es la desgracia la que imprime la constitución. Esto tal vez sea una condición predisponente, pero de todos modos se puede encontrar el carácter heredi­tario de esta constitución en el padre o en la madre.

EL COMPORTAMIENTO DEL ADULTO

Físicamente el individuo agua no es de constitución sólida, es friolero, frágil y a menudo está enfermo. Su vitalidad es débil. Presenta una fatiga global y crónica como un agotamiento que no le abandona realmente nunca. O por el contrario puede presentar una constitución excepcionalmente sólida (hiper suprarrenal.

Intelectualmente tiene una mala memoria o una memoria superior a la media; psicológi­camente se ve afectado por crisis de desáni­mo, de descorazonamiento, de asco por la existencia. Sufre periodos de desinterés por todo, acompañados por un profundo senti­miento de tristeza, por un deseo de soledad.

LAS ENFERMEDADES DEL ADULTO

La patología urinaria se manifiesta por cistitis infecciosas de repetición, proble­mas de vejiga, debilidad de esfínteres que exige al sujeto orinar a menudo y algu­nas veces de forma imperiosa, debido a la dificultad de contenerse. Los trastornos de la eliminación urinaria conducen a la albuminuria, a un aumento de la urea, al edema parpebral matinal o de los tobillos a final de la jornada, a los cálculos rena­les o de vejiga mas frecuentemente de naturaleza oxálica que úrica (madera).

Las infecciones renales sobrevienen prefe­rentemente en los sujetos agua, cualesquiera que sean las circunstancias, como en la pielonefritis del embarazo por ejemplo.

Los sujetos agua, aunque no padezcan enfer­medad renal se suelen quejar de los riñones, es decir de la región lumbar.

La posición sentada mantenida de forma prolongada, el esfuerzo, pueden determinar un lumbago crónico.

La correspondencia de las suprarrenales con el elemento agua en relación a huesos, médula ósea, cerebro, meninges y mé,dula espinal (sistema nervioso central),la defensa profunda del organismo y la formación de glóbulos rojos, explican las demás enfermedades.

Para la suprarrenal: las insuficiencias o excesos funcionales de esta glándula. Para las gónadas:     !a ausencia de las reglas o bien las reglas dolorosas con dolor írra­diado a los riñones, es decir lumbalgia, hipotensión y debilidad.

La vulnerabilidad del sistema óseo en esta constitución, que puede experimentarse en la infancia como reumatismo articular agudo y algunas veces como raquitismo, se observa en el adulto por una artrosis precoz, por reumatismos crónicos evolutivos (poliartritis reumatoide, espondiloartritis anquilosante) y con la edad por desminerali­zación y descalcificación.

Se pueden observar, debido la insuficien­cia de las médulas y de la defensa, las infecciones de los huesos: osteomieli­tis y de las meninges: meningitis, sino también infecciones de cualquier natura­leza, víricas y bacterianas, de repetición o pronunciadas como el acné grave y purulento,  los   forúnculos,   las estafilococias, las estreptococias, los zonas severos.

La relación de oposición entre el riñón el páncreas en los cinco elementos permite comprender porqué la diabetes insulinodepen­diente es una enfermedad que pertenece en parte a la constitución agua.

La ley madre e hijo, en la que ei riñón ­suprarrenal precede al hígado, explica también la aparición de ciertas ictericias después de un miedo intenso.

Las afectaciones 1infáticas y degenerativas de los tejidos de la médula, pueden observar­se cuando hay una degradación intensa o con la edad.

EI estado melancólico y depresivo represen­ta el fondo del humor natural de esta s u j e t os contra el que tienen que luchar durante toda su vida a menudo.

AFINIDADES

El sujeto agua teme al invierno, en el que se siente helado, pues es un gran friolero. El invierno le da ganas de invernar, de encogerse. Siente el frío en los cuatro miembros, en el interior, en los huesos y en la región renal.

El sujeto agua prefiere claramente el salado al azucarado: las salmueras, los embutidos etc. y tiene tendencia a salar mucho sus platos. El color del elemento agua, es el negro.